Idiomas
  • RSS
  • Pinterest
  • Youtube
  • Google +
Contacto
Contacta con nosotros en el +34 948 107 632
 

Peregrino de Agosto 2016

"

La Magia.

Hay momentos en la vida que caminamos sin saber a dónde ir. Hay momentos que creemos que vamos a un lugar y realmente vamos a otro. Y hay momentos en los que creemos que caminamos y estamos casi parados. Pero lo importante es caminar, ver, oír, sentir… Lo importante es evolucionar y ser consciente de la constante impermanencia. Escribe el autor brasileño Augusto Cury en su libro El vendedor de sueños, “¡Hijo, sigue adelante! ¡No tengas miedo del camino, ten miedo de no caminar!”

Mi Camino de Santiago comienza como comienzan la mayoría de los caminos más enriquecedores de la vida: Sin esperarlo y sin expectativas. Casi finalizando el mes de Julio le confirmo a mi familia mi intención de ir al norte, concretamente a Estella-Lizarra, ciudad donde vive uno de mis hermanos. Este era un viaje del que no quería esperar nada, no quería crear expectativas por temor a que no se cumplieran. De hecho parecía que no me hacía ilusión hacerlo, lo cual no era para nada cierto. Después de cuadrar fechas y confirmar que el día uno de Agosto por la noche comenzaría mi viaje, mi hermano me demostraba casi a diario su ilusión por recibirme en su nueva tierra, su nuevo hogar. Este viaje lo realizaría en un coche con dieciocho años y acompañado de dos almas puras, Kira y Bella, mis dos perras. Fueron más o menos mil kilómetros en catorce horas hasta encontrarme con mi hermano y su pareja en Estella. Una vez ubicado en aquella ciudad fue cuando mi hermano me propuso realizar alguna etapa del Camino de Santiago y aquí es donde verdaderamente comienza la historia de tres nuevos peregrinos: Kira, Bella y yo.

Fue en Puente la Reina donde dio comienzo la primera etapa de mi particular Camino de Santiago. Esos primeros pasos los viví con emoción y nerviosismo, acompañado de mis dos ángeles y después de haber recibido mi primer “buen camino peregrino” de la boca de mi propio hermano, un gran peregrino y amante del Camino de Santiago. En ese momento comenzaba a correr por mi cuerpo y mente infinidad de sensaciones y pensamientos. Sin duda alguna el Camino tiene algo especial, algo mágico que aún no se explicar.

En los primeros años de la década del 2000 un gran amigo, Juan José Carreira, nos planteó a algunos jóvenes la posibilidad de hacer el Camino desde León. Debido a su edad y principalmente su estado de salud él nos esperaría en Santiago. Ese fue mi primer conocimiento sobre esta peregrinación. Tú, Juan José, nos hablaste de su historia, sus distintas rutas, del año Xacobeo… Al final tu propuesta no salió adelante tal y como todos hubiéramos deseado y no pudimos conocer Santiago juntos, aunque tú sí fuiste en avión. Me mandaste una postal del Apóstol y en ella me decías que le habías dado un abrazo de mi parte. Aun hoy y después de tantos años desde que pasaras a otro plano te sigo echando de menos, a ti, tus cafés, tus consejos y tu eterna y humilde escucha. Es por ello, amigo, que te recordé cada día de mi particular camino y te rendí un pequeño homenaje en uno de los monolitos del mismo. Sé que estabas allí, conmigo, que estas en cada piedra, cada rama, en cada ser vivo de buena voluntad.

Uno de los días fui junto a mi hermano, su pareja y mis ángeles de cuatro patas a un lugar desde el que se veía desde Pamplona hasta Puente la Reina. Allí te das cuenta de lo insignificante que somos en este gran universo y del mismo modo de la importancia de nuestra existencia y nuestras acciones para el mismo y cada uno de nosotros. Fue allí, en aquel lugar llamado El Monte del Perdón donde me paré a pensar en la importancia de practicar esa apreciada virtud que tanto nos cuesta a la mayoría de los humanos: Perdonar. Perdonar al prójimo, sí, pero quizás sea más importante para nuestra evolución perdonarnos a nosotros mismos. Al perdonarnos nos reconciliamos con nuestro pasado, dándonos la oportunidad de vivir amorosamente con nosotros mismos y nuestro presente.

El camino continuó y en el conocí personas e iniciativas interesantes, amables peregrinos lugareños, y kilómetros solidarios como Camino por una sonrisa de Manuel Lara Serrano. Saludos, sonrisas, conversaciones, canciones y magia, mucha magia.  Fueron incalculables mis charlas a mis ángeles, ellas no me podían contestar con palabas, pero sus colas, sus orejas y sus ojos me mostraron el verdadero significado de la comunicación. Sin una sola palabra me enseñaron la importancia de los sentidos, de la conciencia plena, de la naturaleza, lo que no se puede comprar con dinero. Y cierto es que no llegué a Santiago de Compostela, al menos en esta ocasión. El Camino no es prisa, es perseverancia; el Camino no es un objetivo, sino un medio; el Camino no es una religión, sino una creencia, creer en uno mismo. Confiar, porque como dice el personaje de una película, “quien confía no se pierde”. El Camino es superar cada piedra, cada obstáculo de la vida; el Camino es mucho más que caminar, es conocerse a uno mismo, evolucionar y cambiar de rumbo si fuera necesario, vivir en la conciencia plena.

Algún día no muy lejano volveré para continuar aprendiendo del Camino de Santiago, con constancia, humildad y entusiasmo. Y aquí se encuentra la verdadera magia del Camino, porque vivir de manera consciente es el principal artífice de los milagros de nuestros días: la empatía, el amor, la comunicación, la paciencia y la tolerancia entre otros.

Así que ánimo peregrinos, porque algún día llegareis a Santiago de Compostela. Cuentan que lloraréis, reiréis, quizás os bañéis en Finisterre y queméis vuestras gastadas y sufridas vestiduras, pero el Camino no terminará ahí, ese será justo el momento en el que el Camino acabe de empezar.

Buen camino peregrinos.

Daniel Perez Rosano

Ver más peregrinos

#-#-#-#-# 0extracted.pot (PACKAGE VERSION) #-#-#-#-# #-#-#-#-# 1extracted.pot (PACKAGE VERSION) #-#-#-#-#

  1. Marian

    Precioso el peregrino del mes, una persona muy reflexiva y amante de los animales, me ha gustado mucho.
    Gracias Nahiaz por estas novedades que nos haceis cada mes y que estan muy bien.
    Un saludo y beti aurrera
    Marian

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *